Ibai Acevedo » Pictures » Pues tal

Great Seats Available - Wicked Broadway Tickets Country star Luke Bryan on tour - Luke Bryan Tour Guaranteed Satisfaction Coldplay concert tour 2016 2016 Theatre Performances on Sale: Hamilton Broadway Tickets Ticket Marketplace: Cheapest billyjoeltourtickets.top Broadway NYC Shows and Tickets: thelionkingbroadwaytickets.us Get Up to 45% Off Broadway Shows‎: hamiltonbroadwaymusicaltickets.us Explore 2017 concert ticket prices to ericchurchtourtickets.us

>Pues tal

30/01/2014 in '/Pictures/' from pues-tal

3,40 fue lo que yo entendí. Así que con un auricular puesto y el otro quitado pagué 3,40 mientras cogía con la mano los dos croissants y miraba a la señora con la corporativa sonrisa de “Adiós-Gracias”. Y ahí estaba yo, cercano a la media vuelta rumbo a la puerta de salida cuando de pronto:

- ¡Son 3,90!
- ¿Cómo?
- ¡Que son 3,90!

La señora, bueno, la pastelera de los croissants de lujo me lanzó una mirada satánica de “a mí no me estafas 50 céntimos” que por poco me deja tieso. En sus manos apresadas quedaron mis monedas y en su cara el rey de los ceños fruncidos. Un segundo de silencio, dos segundos de silencio… Un segundo más de silencio y me llevo puesto un año de mal de ojo directo desde su mostrador de dulce de leche a mi vida de galletas príncipe. Joder con la tía…

- Perdona, había entendido 40 – Le dije mientras aguantaba la mirada como se la aguanta un japonés con gorro a un tigre que le ruge desde una jaula. En este caso la jaula que me salvó la vida fue el mostrador que nos separaba.

- No pasa nada, gracias eh, gracias… - Contestó ya sin signos de exclamación, con la moneda de 50 en las manos, la sonrisa fingida y los ojos entornados.

“Joder con la tía…” volví a pensar nada más salir de la pastelería Satán friendly. “Igual de tanto trabajar en el mundo del dulce se ha terminado hartando y ahora desayuna lima con vinagre”.

En fin, que el camino a mi casa era corto, lo suficientemente corto como para que no hiciera ninguna hipótesis más sobre el rugido de desconfianza que esa señora me echó de forma gratuita. Bueno, de gratuito nada, ese casi mal de ojo costó 50 céntimos.

¿Y todo ésto importa como para ponerte a teclearlo? Pues no, importa poquísimo. Pero entiéndanme (señora usted también), llevo más de tres días encerrado en casa sin parar de editar fotos que tengo que editar y sólo he salido a por tranchetes y croissants.

Y a ver, que tampoco lo llevo tan mal… De hecho, hasta me visto con tejanos y sudadera aunque sepa que me puedo tirar el día entero en pijama. Que me encanta mi trabajo y me encanta este cuarto, pero oye, después de tanto bronceado de pantalla al final del día también me gustaría sentir el cansancio que siente un carpintero, pero no; en su lugar siento un cuerpo amoldado a una silla que no cansa, y lo único que vaga cansado son mis ojos y mi cerebro pilotados por cuatro duendes que me viven dentro, que bostezan, que se miran entre ellos. “Habría que cenar algo” y ceno algo.

Ya con la noche totalmente encima y el portátil encendido resulta inevitable caer en la red social de escaparates y pensar: “Joder ¿Soy la única partícula quieta en un mundo que no para de girar?”

Mañana creo que cogeré todas las monedas de cinco céntimos que tenga y me iré a por un par de croissants.

Tags:
, , , , , , , , , , ,
  1. 1. Ángela | February 2nd, 2014 at 16:10

    Cuando tenga mi pastelería, te regalo los croissants!

  2. 2. ibai | February 2nd, 2014 at 16:31

    Ojalá fueras mi pan de cada día!

Leave a comment

Back

Related Pictures

View all from